Alimentación y comportamiento. Como cuidar a tu gato

Fotos-de-gatos-jugando-7
Dic 21 2015

Alimentación y comportamiento. Como cuidar a tu gato

Hasta que no sea posible mantener una conversación con nuestro gato para saber cómo se siente, tendremos que buscar otras maneras de identificar si está contento y relajado o incómodo y estresado.

Si somos capaces de identificar estas señales, incrementaremos la sensación de seguridad de nuestro gato. Así podrá mostrar su cariño hacia nosotros y disfrutar de toda la casa.

Alimentación, claves para que estén saludables

Un gato que no come la cantidad suficiente de nutrientes, o que ingiere un alimento poco apropiado para su edad, actividad física y estado de salud, puede tener problemas para mantenerse sano. Por su parte, un felino que ingiere más calorías de las necesarias corre un riesgo serio de padecer sobrepeso y, con el tiempo, obesidad felina.

Dejar la comida siempre al alcance del gato puede no es tan buena idea en ocasiones, ya que será más complicado controlar la cantidad de alimento que ingiere y será fácil que se sobrealimente o si hay otros gatos en casa, es posible que alguno de ellos no ingiera suficiente comida.

El número de comidas del gato: una cuestión de edad. El pequeño gato necesita más calorías, grasas, proteínas, vitaminas y minerales para desarrollarse sano por lo tanto debe comer 3 veces al día por lo menos hasta los 6 meses de edad.

Un felino a partir de los seis meses tendrá suficiente con ingerir alimento dos veces durante la jornada, siempre que su ración diaria de comida se respete. Lo mismo ocurre con los felinos mayores o senior, a partir de los siete años de edad. Para ellos, también es bastante ingerir dos raciones de alimento.

La alimentación es importante ya que de ella depende que se sienta feliz, esté sano y su pelaje luzca muy bien. Un pelo felino sano, brillante y libre de escamas de piel en el pelaje necesita hidratarse. Y esto se consigue, en buena parte, a través de una alimentación adecuada que contenga pescado y grasas omega 3 o 6.

El alimento del gato debe ser ofrecido en un lugar tranquilo, libre del paso del resto de los habitantes del hogar.

Los horarios de comida del felino deben ser respetados: de este modo, será más fácil frenar su ansiedad y le ayudará a sentirse más relajado.

1hG_900

Comportamiento ¿Por qué los gatos tienen comportamientos distintos?

Los gatos pueden demostrar su cariño y sus mejores comportamientos cuando sienten que controlan lo que sucede en su entorno. Cuando sienten este control, marcan cuidadosamente su hogar utilizando las feromonas faciales. Al frotar su cara (desde la barbilla a la base de la oreja) con los muebles, los lugares significativos para ellos e incluso nuestras piernas, lo que hacen es liberar feromonas faciales para marcar su entorno. Cuando veamos que nuestro gato realiza este comportamiento, podemos estar seguros de que se encuentra bien.

Sin darnos cuenta, podemos alterar estas marcas que son tan importantes para la sensación de seguridad. Movemos muebles o traemos objetos nuevos, limpiamos borrando sus marcas. Cuando esto ocurre, nuestro gato se desorienta, se estresa y cambia su comportamiento habitual por comportamientos que nosotros podemos considerar inapropiados.

A diferencia de los perros que muestran claramente que necesitan algo, los gatos son mucho más discretos y complejos a la hora de mostrar que no se encuentran a gusto. Si conocemos los comportamientos clave que indican que un gato se siente estresado, podremos cambiar lo que sea necesario para mantener su bienestar y seguridad.

agresivo

7 comportamientos a los cuales prestar atención:

  • Esconderse o rehuir el contacto
  • Acicalamiento excesivo
  • Maullido grave
  • Falta de apetito
  • Conflictos con otros gatos de la casa
  • Marcas de orina en spray
  • Marcaje con arañazos verticales
  • Disminución de la actividad

Algunos comportamientos de los gatos felices:

Cuando un gato se siente seguro, amado y cómodo en su entorno, te proporcionará muchas señales para indicartelo.

  • La cola levantada con un movimiento relajado de la punta
  • Muchas muestras de cariño, como frotarse con tus piernas o acurrucarse en tu regazo.
  • Mauyido agudo cuando “te habla”
  • Tumbarse sobre su espalda con las patitas estiradas.
  • Curiosidad y ganas de jugar como cuando era cachorro
  • Buen apetito

 

Lee también:

Alimentos peligrosos para gatos y como dar primeros auxilios a tu animal de compañía

 

 

Un Comentario

Deje una Respuesta

Su correo electrónico no será publicado.