La alimentación en la nueva educación

ALIMENTACION (1)
Oct 05 2015

La alimentación en la nueva educación

Por: Luz María Giraldo. Pedagoga y directora del Liceo Micael 

“Si meditáis sobre el hecho de que el sol se halla dentro de cada cereal, si meditáis hasta que el pedacito de pan se vuelva radiante y luego lo disfrutáis, entonces sed conscientes  que del vasto cosmos el espíritu solar ha entrado y ha cobrado vida en nosotros”

A través de la Antroposofía, Rudolf Steiner nos muestra la búsqueda espiritual de la naturaleza y del ser humano y esto no está en contradicción con el concepto científico sino que lo amplía y lo torna comprensible. Desde este punto de vista la alimentación no es solo cambiar los alimentos que consumimos sino agregar algunos puntos de vista nuevos teniendo en cuenta al hombre integral compuesto por alma, cuerpo y espíritu y su evolución en la tierra con los reinos de la naturaleza.

IMG_9945El hombre se relaciona de tres maneras distintas con el medio ambiente: a través de sus sentidos, con la respiración y con la alimentación. Así entran al cuerpo humano, fuerzas y sustancias que se entretejen y forman una unidad. Con la respiración nosotros formamos la base para lo anímico, con los sentidos recogemos las experiencias del mundo exterior y las interiorizamos y con la alimentación asimilamos las sustancias del medio ambiente y digerimos el mundo físicamente.

La fisiología moderna considera solamente la química de la nutrición, pero como el hombre es una unidad conformada no sólo por lo físico sino también por lo anímico y espiritual, entonces debemos mirarlo como tal.

Todos los alimentos que ingerimos, sean de origen mineral, vegetal o animal, son la conformación de sustancias terrenales y procesos cósmicos que han actuado en ellos. Al ser digeridos por el ser humano, se disuelve lo material, se “afloja” lo espiritual que en ellos subyace y así, el yo que es el portador de las fuerzas microcósmicas, comienza a armonizar y a hacer su propio organismo con ellas.

Visto así, la digestión es la espiritualización de la sustancia y la animación hacia las fuerzas de la individualidad para que creen substancia humana. Solo el hombre es capaz de individualizar la substancia de su cuerpo es decir, retirarle de la corriente de las leyes naturales. Rudolf Steiner dijo una vez: no comemos para tener dentro de nosotros este o aquel alimento, sino para poder desarrollar en nosotros las fuerzas que triunfen sobre el alimento. Comemos para resistir a las fuerzas de la tierra y vivimos sobre ella gracias a ese continuo acto de oposición.
mas texto

 

 

 

Deje una Respuesta

Su correo electrónico no será publicado.